Guantánamo (I): Estatuto jurídico de sus presos

Artículo publicado previamente en la revista Qué Aprendemos Hoy

El campo de detención X-Ray, conocido popularmente con el nombre de la bahía cubana en la que se encuentra, tiene una relación directa con el inicio de la llamada “guerra contra el terrorismo” que llevó a cabo la administración Bush a principios de la pasada década.

Guantánamo tiene su origen en un tratado entre Estados Unidos y Cuba, que data de 1903 y según el cual, el país caribeño arrienda la bahía de Guantánamo al gobierno americano por el tiempo que éste estime conveniente. Este tratado fue modificado por otro de la misma naturaleza en el año 1934.

Tras la revolución, Cuba  denunció el tratado en virtud del art. 52 de la Convención de Viena que establece que es nulo todo tratado cuya celebración se haya obtenido por la amenaza o el uso de la fuerza en violación de los principios de derecho internacional incorporados en la Carta de las Naciones Unidas.

En los días posteriores al 11 de septiembre de 2001, el Presidente Bush consultó a los líderes del Congreso sobre los pasos a seguir. Las conversaciones dieron  lugar a la “Joint resolution 23”, en cuya sección segunda el Congreso autoriza al Presidente…

To use all necessary and appropriate force against those nations, organizations, or persons he determines planned, authorized, committed, or aided the terrorist attacks that occurred on Sept 11, 2001, or harbored such organizations or persons, in order to prevent any future acts of international terrorism against the United States by such nations, organizations or persons

En virtud de dicho documento, el Presidente Bush promulgó el día 13 de noviembre un Decreto Militar relativo a la “detención, tratamiento y enjuiciamiento de extranjeros en relación con la lucha contra el terrorismo”. Dicho documento calificaba a estas personas como “combatientes ilegales”.

¿Cuál es el fundamento de este estatus?

La administración americana de turno se basó en un precedente del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Dicho precedente de 27 de junio de 1942 (“Ex parte Quirin”), enmarcado en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, versa sobre la captura, juicio y ejecución de saboteadores Nazis que viajaron en submarino desde la Francia ocupada y desembarcaron en la costa de Florida con el objetivo de “sembrar el terror en el país americano”. La sentencia estableció que según un acuerdo universal relativo a la práctica en el derecho de la guerra, los actos de los alemanes no hacían posible la calificación de “combatientes legales” y por tanto no estaban sujetos a los derechos de los prisioneros de guerra. En su lugar, serían calificados como “combatientes ilegales”.

¿Cuál es la argumentación americana?

1-      Se niega a aplicar el Convenio de Ginebra relativo al trato debido a los prisioneros de guerra en virtud del art. 1 de la misma: Las Altas Partes Contratantes se comprometen a respetar y a hacer respetar el presente Convenio en todas las circunstancias. Estados Unidos afirma que los talibanes no son una parte contratante y que por tanto no se les aplica. Este argumento carece de fundamento, pues la parte de un tratado es el país y no su gobierno.

2-      Posteriormente argumenta que hay que distinguir entre los miembros de las fuerzas armadas afganas y el resto, es decir los miembros de Al-Qaeda. Este segundo argumento muestra la laguna existente en el Derecho Internacional Público, ya que, como es obvio, los miembros de Al-Qaeda no pueden definirse como “combatientes regulares”.

Consecuencias de esta calificación

a)      Se les define como combatientes y por tanto no pueden ser juzgados por los tribunales civiles.

b)      Al ser “ilegales”, no son considerados soldados y por tanto no pueden ser tratados como prisioneros de guerra.

En la próxima entrada analizaremos el art. 4 del Convenio de Ginebra relativo a los prisioneros de guerra así como los argumentos en contra de esta calificación, los derechos de los que gozan y la actitud de los tribunales.

Advertisements

About Francisco José Hidalgo-Barquero

Asesor de Fusiones y Adquisiciones. Consultor de Negocio.
This entry was posted in Derecho, Política and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s